Por: MPG

Decía un Hermano que nuestro nombre podía hacer referencia a que nuestra Federación de Grandes Logias Soberanas de Menfis – Mizraim pretendiese acoger muchos Ritos para concentrar diversas vertientes de la universalidad masónica sin un perfil definido.

En realidad no es así y nos parece muy importante la apreciación para poder hacer claridades: nuestra organización no pretende trabajar en todos los Ritos de la Masonería; muy al contrario, busca concentrar sus actividades en algunas vertientes de interés para los masones asociados sin querer inmiscuirse en lo que hacen los demás Orientes y Obediencias de la Masonería Universal..

Sin embargo, las tradiciones que hemos mencionado en otros apartes de nuestra página web indican muy claramente que nuestro trabajo ha sido, y es, poner en práctica tradiciones espiritualistas masónicas que provienen no sólo de la Europa ancestral, sino de las fuentes mismas de ellas desde otras latitudes en un maravilloso encuentro entre oriente y occidente. Usaremos el término Tradición Primordial para que se haga referencia exacta del Trabajo Iniciático que hacemos.

Así las cosas, los masones de otras órdenes tendrán que comprender que nosotros en ningún momento deseamos criticar la esencia y cuerpos de contenido de lo que se hace en otros Talleres y Obediencias. Muy al contrario, lo que queremos es hacer comprender que la Masonería Universal bebe de fuentes muy definidas y que los orígenes de la Iniciación como institución se pueden rastrear históricamente e historiográficamente y que esas investigaciones nos competen a todos, finalmente, como es siempre impuesta a todos los Masones la superación de la ignorancia propia y de la humanidad.

Eso sí, rechazaremos con toda nuestra energía las formas masónicas excluyentes, como es necesario que digamos que Logia que excluye el sentido espiritual y esotérico de la Masonería hace cualquier cosa menos el cultivo de las reales líneas Iniciáticas de la universalidad de la Orden, o de las Órdenes Masónicas como quiera que se llamen.

De otro lado, lo que hay de misterioso en la Masonería es cómo se ha llegado a establecer numerosas formas de pensamiento y de culturas que a la larga han dado pié a la formación de una increíble cantidad de Ritos Masónicos cuyas diferencias son en verdad muy interesantes. A eso se dedican muchos masones inquietos.

Menfis – Mizraim (Memphis – Misraim), o los Ritos Egipcios, tienen unas fuentes que consideramos universales como lo es el pensamiento y la cosmogonía egipcios en razón a que el origen de culturas como la cristiana y la judáica indiscutiblemente se pueden ligar a esa vieja nación de Egipto. Es más, algunos modelos de Templo Egipcio suelen ser parangonados con el Templo de Salomón, que es el templo hebraico por excelencia. Y por supuesto, sabemos que el templo cristiano es una modificación del Templo de Salomón.

Y para que los lectores puedan comprender la mención, el Templo Masónico se basa en la distribución y arquitectura del Templo de Salomón, de allí la importancia de esta mención.

Pero hay referencias que indican que en contenidos religiosos y prácticos, la cosa se pone mucho más interesante porque tanto la nación judía, así como el cristianismo en sus diferentes vertientes, le deben a Egipto muchas de sus tradiciones.

Los Ritos solares o religiones solares mencionan a un Jesucristo o su equivalente en idénticas condiciones.

Lo más importante en este punto es mencionar que el Templo Egipcio y el Templo de Salomón eran sitios de culto manifiesto con rituales particulares de cada cultura y de ambas naciones. La Masonería toma muchas líneas de pensamiento y puede analizar y cultivar unas y otras sin que ello disminuya la objetividad de sus trabajos..

Y qué decir de los constructores de las catedrales góticas quienes crearon cofradías operativas, pero eran comunidades cristianas y muy místicas, sin duda.

Todo esto nos marca de forma bastante visible que el origen de la Masonería es teísta y deísta, ambos, pero curiosamente hay mucha gente empeñada en desalojar al Gran Arquitecto de los Mundos, o principio creador, de su sitial en el Templo Masónico y dejar vacío lo que le corresponde en Logia para colocar otros elementos. Cada cual es libre de ello finalmente, pero lo lamentamos porque ello desvirtúa toda Obra de trascendencia y lleva a una incursión peligrosa por enormes laberintos psicológicos. O sea, en busca de la libertad ella se pierde, a veces irremediablemente de por vida…

Podemos decir sin temor a equivocarnos que la Masonería es una prospección del ser humano, del universo y de la Deidad con prácticas rituales y estudios que llevan a la comprensión de que las tradiciones marcan muchas tendencias y que la Institución, u Orden Masónica, es una organización que hereda tradiciones manifestadas en el Templo Egipcio, el Templo de Salomón y la Catedral, para ser lo más concretos posible.

Esos son temas universalistas porque hoy por hoy están presentes en el Templo Masónico de forma indiscutible. Un masón puede ser ateo, pero jamás podrá negar lo que decimos aquí y/o el origen deísta y teísta de la Masonería.

Ta,bién luce necesario aclarar que a diferencia de lo que se puede creer, los masones espiritualistas son todos republicanos, como nuestro Gran Fundador o Gran Unificador de los Ritos de Menfis y de Mizraim, el Hermano Giuseppe Garibaldi que era profundamente deísta pero, al tiempo, era un férreo luchador social que creía en la igualdad social y de oportunidades para todos al mejor estilo de cualquier masón republicano francés. Y por ello arriesgó su vida prestando su brazo para la guerra en contra de numerosos tiranos.

Así que nos parece que la discusión dialéctica de por qué queremos decir Federación de Grandes Logias Soberanas de Menfis – Mizraim se puede remitir a lo que acabamos de observar de forma muy rápida y a muchísimas otras cosas que no mencionamos por economía de espacio. Pensamos que nuestro nombre nos puede remitir a tiempos en que las Grandes Logias de constructores realmente cultivaban la vida espiritual por medio del arte de la construcción con los orígenes presentes.

Operativos o especulativos, para nosotros es una discusión absurda: las cofradías medievales cultivaron formas de conocimiento que dieron a la posteridad muestras de una gran sabiduría que trascendía los dogmas religiosos.

En aquellos tiempos era evidente que la simbología y la práctica estaban íntimamente ligadas a la vida del cristianismo y de una simbología presente en otros escenarios de la sabiduría ancestral. Eso somos: operativos en la medida en que la Masonería debe otorgar una experimentación vívida en la práctica y que las cosas no se queden tan sólo en una revisión histórica y filosófica de las tradiciones Iniciáticas, sino hacerlas carne y hueso en el aquí y ahora.

A ello nos dedicamos en nuestros trabajos institucionales y universalistas puesto que tales conocimientos llegan a nosotros por diversos medios y decidimos cultivarlos porque encierran las claves secretas del despertar de la consciencia de la humanidad, pero hay que hacerlas carne y hueso hoy en este día.

Nuestro nombre puede y debe expresar todo ello y dejamos estas argumentaciones aquí, a la vista de todos, para que se puedan comprender y valorar justamente.